Hasta hace muy poco tiempo, si querías una nariz más pequeña, más recta, más lisa podías: Someterte a una rinoplastia o hacerte una rinoseptoplastia en el caso de tener el tabique desviado